Predicciones astrológicas son lo más difícil de la astrologia. 

Yo tenía un programa de radio que se llamaba ”90 minutos con los astros”

Salía todos los días al medio día, donde hablaba de Astrología y contestaba todas las preguntas que me hacían los oyentes.

Alicia era una colega astróloga de Buenos Aires que se estableció en Mendoza, y había formado una asociación de astrólogos, de la cual también yo era parte. Pero luego decidió armar una carrera de Astrología a nivel terciario, donde se entregaría el título de astrológo.

En esa época ella ya tenía experiencia en universidades en Buenos Aires y sabía qué había que hacer para ello.

Comenzó la carrera, donde yo era profesor. Daba la cátedra de Técnicas Astrológicas, pues era mi especialidad, además de Predicciones Astrológicas, también conocida como Astrología Predictiva.

Estábamos terminando el segundo semestre y después de muchas luchas, le dijeron a Alicia que a nivel oficial nunca le darían autorización para establecer la Astrología como una carrera terciaria o universitaria, a pesar de que teníamos aval de otras carreras de Europa.

Un profesor murió inesperadamente por no conocer Astrología Predictiva.

Entonces decidimos disolver la carrera de Astrología. Otro de los profesores que estaba por volver para Buenos Aires, pues también era de allá, se llamaba Juan.
Juan me pidió que le hiciera la Revolución Solar pues no se manejaba muy bien con los cálculos, y que después nos juntáramos para conversar sobre las predicciones astrológicas para el nuevo año.

Hice las Cartas Natal y Anual, pues no se puede hacer la Anual aislada de la Natal, y cuando nos juntamos en el café vimos que tenía el Sol en la casa VIII. Él me dijo que le correspondía muerte en ese año. Y yo le comenté que ya había hecho cartas anuales con Sol en VIII sin que la persona muriera en ese año. Pero él quedó preocupado y yo también. Era fines de setiembre y él cumplía años en diciembre.

Profundizando el estudio, encontré 5 configuraciones de muerte.

En mi estudio me puse a analizar no solo la Carta Anual, si no también progresiones, paso lunar, tránsitos y direcciones primarias. Encontré cinco configuraciones de muerte, o sea, cuatro, además del Sol en casa VIII. Todos estos cálculos son necesarios para trabajar con predicciones astrológicas.

Él iba a quedarse todavía en Mendoza hasta el siguiente año, y yo todavía no manejaba la relocalización anual, si no, le hubiera aconsejado que cumpliera años en otro lugar, donde no tuviera tantas configuraciones de muerte. Calculé varios vencimientos, comparé con las progresiones y me aseguré con los tránsitos planetarios.

Llegué a la conclusión de que Juan fallecería el 11 de marzo del siguiente año.

Fui a visitar a Alicia y le conté el resultado de mis cálculos. Me preguntó de qué moriría Juan, y le contesté que de cáncer, pero no sabía en cuál parte del cuerpo.

Ella me dijo que yo era un fatalista, un negativo y que estaba loco. Le mostré mis estudios, le expliqué que eso era Astrología Predictiva, y me dijo que me había tomado tanto trabajo en vano. Dejamos de vernos por un tiempo, pues se había creado una situación tirante entre nosotros.

En diciembre Alicia me llamó por teléfono y me preguntó si había estado con Juan, le dije que no lo había visto más. Ella me dijo que le habían diagnosticado un cáncer en el estómago. Me preguntó: ¿Vos estás seguro que se muere en marzo? Yo le dije que no podía estar seguro, solo que era lo que concluían mis estudios.

A fines de enero me llamó otra vez Alicia y me dijo que Juan se había agravado mucho y que no llegaría hasta marzo. – ¿Todavía crees que será el 11 de marzo? – Es lo que dice la carta – le contesté.

La cuestión es que Juan murió el 11 de marzo a las 7 de la mañana, y yo había sacado a las 14 horas. Yo no fui al velorio, y tampoco me encontré por un tiempo con Alicia. Quedé demasiado impresionado.

En octubre hubo en Mendoza un congreso de Astrología, y coincidió que Alicia exponía un tema y yo otro, en el mismo día. Nos encontramos en la puerta, y ella me dijo:
“Miguel Angel, me tienes que enseñar a hacer esos cálculos. Fue impresionante. Nunca vi un astrólogo que hiciera una predicción astrológica con tanta exactitud”.

Un astrólogo que sepa hacer cálculos de astrología avanzada, competente y ético, puede cambiar tu vida haciendo predicciones astrológicas muy exactas.

Antes de seguir, te comento que si deseas hablar directamente conmigo ahora o después de terminar la lectura, clica en el botón verde de WhatsApp que está en el pie de la página. Entonces puedes dejarme un mensaje si quieres o hacerme una llamada y personalmente te atenderé. Se trata de tu vida y es importante, te atenderé con todo gusto.

El sistema es muy complejo, es el que usaba Morín de Villafrance, (para mí, el mejor astrólogo de todos los tiempos) hace doscientos años. Desde entonces tomo muy en serio el estudio anual y aconsejo a mis clientes a cumplir años en lugares donde se salgan las configuraciones negativas y si es posible, que se produzcan otras configuraciones positivas para que su año sea feliz y próspero. 

En mi blog puedes leer un artículo donde cuento muchos casos en este artículo de Astrología Predictiva. 

Yo mismo viajo siempre que tengo configuraciones muy negativas. Ya cumplí años en Hong Kong, en Dubai, en Bali – Indonesia, en Chile, en México, en varias ciudades de Brasil y en otros lugares del mundo. Y todavía sigo vivo, como para compartir mis historias con ustedes. A veces por priorizar la vida y sacar configuraciones negativas, he tenido que soportar problemas que se crearon en finanzas o posición social, u otros aspectos. Pero, como dice el proverbio: “No se puede tener todo en la vida”.

Fuentes:

Weiss, Adolfo – Astrología Racional, Editora Kierr