Acababa de mudarme de consultorio y había traído solo una butaca donde yo estaba sentado. Esparcidos por las dos salas había cientos de libros, carpetas y papeles de todo tipo. Fernando (no es el nombre verdadero) golpeó la puerta, y cuando abrí, me encontré con un...

read more